Los Campos de Hernán Perea se encuentran en un lugar privilegiado para la práctica de la Astronomía. Es un paraje prácticamente desértico que se presenta en una planicie de más de 20km a la redonda y a una altitud de 1680m. La protección que  brinda el Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y las Villas junto con las pocas infraestructuras de comunicación, hace que el lugar presente pocos signos de civilización y un espacio insólito de complicado acceso perdido entre las sierras del Sur peninsular.

Astronomía en estado puro, podría tratarse de los cielos más limpios de la Península Ibérica y tal vez de toda Europa. La contaminación lumínica es prácticamente nula y la transparencia atmosférica es impresionante; uno de esos paraísos estelares que todo aficionado a esta ciencia pretende encontrar. La simple observación a ojo desnudo puede llegar a sorprender al observador más experimentado, pudiendo llegar a contemplar incluso desde cúmulos globulares hasta la galaxia del Triángulo M-33.

Este lugar es cercano a la última aldea de Santiago de la Espada que da la entrada a los campos de Henan Perea, Don Domingo. Tan solo encontramos cuatro viviendas y una casa rural tipo albergue acondicionada para dar alojamiento a grandes grupos, que acompañado de la comida “segureña” y el precio asequible de ambos, te dejarán una experiencia satisfactoria. La casa cuenta con una enorme explanada, ideal para una gran concentración de telescopios, además, el propio dueño de la casa, para satisfacer la buena observación astronómica y así pues, eliminando la contaminación lumínica del lugar, apagará las luces del entorno en el que nos encontramos.

CRÉDITO

Antonio Cabrera León​

Este lugar de observación ha sido propuesto por la Asociación Amigos de la Astronomía de Jaén.

Ver todos los lugares propuestos por esta asociación.

Contacta con la asociación